Izquierda
San Marcos

Examen de admisión de San Marcos: una piedra en el camino de los pobres.

El pasado viernes 02 y sábado 03 de octubre se realizó el proceso de admisión para obtener una vacante en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM). Este importante evento a nivel nacional, en las últimas semanas estuvo en boca de todos a causa de la aplicación virtual del examen de ingreso. ¿Qué fue lo que pasó?

Foto: Oficina Central de Admisión (OCA)

Redacción El camino prensa

elcamino@gmail.com

Actualizado el 16/10/2020 a las 19:46

El propósito de este informe es relatar con hondura y plena franqueza las circunstancias acaecidas en el reciente examen de admisión virtual de la UNMSM, fijando y ordenando las partes involucradas, los cuestionamientos señalados y sus consecuencias. En determinados momentos seremos propositivos con respecto al proceso de admisión, sin eludir la objetividad. Nuestra afiliación es con la investigación y este trabajo se asoma a ello, esperamos sea del interés de los lectores.

Sobre el proceso de admisión de San Marcos

La cuatricentenaria universidad cuenta actualmente con 66 carreras profesionales y alberga alrededor de 30mil estudiantes. Cada año su examen de ingreso se efectuó presencialmente en la Ciudad Universitaria en dos fechas, debido a la altísima cantidad de postulantes que recibe. Incluso, hasta el 2013 su examen era descentralizado -en Lima y Huaral-, como son los simulacros de examen de admisión a partir del 2017.

Para postular debe hacerse el pago por inscripción en el Banco de la Nación y su costo es de S/350 para alumnos de colegios públicos y S/500 para los de colegios privados; además del prospecto de admisión que cuesta S/80. El proceso de admisión se lleva a cabo mediante la aplicación de un examen general que consta de 100 preguntas de opción múltiple y respuesta única. La fecha, la hora, el lugar y todo lo concerniente con el examen es publicado por la Oficina Central de Admisión (OCA).

Anualmente la UNMSM realiza dos exámenes de ingreso, lo rinden más de 50,000 postulantes y la cantidad de vacantes es menor al 10%. Según reportes de la Oficina de Estadística e Informática-UNMSM, el año pasado postularon 58,223 personas y 5763 ingresaron; en el 2018 hubo 60,070 postulantes y 6078 ingresantes; y, para el 2017 se presentaron 64,237 postulantes y 5471 alcanzaron una vacante. Durante estos 3 años, el número de los postulantes reflejó un descenso, en cambio el de los ingresantes un plausible aumento respecto del 2017.

Hasta aquí se presentó de forma general algunas condiciones del examen de admisión de San Marcos, pero en adelante se conocerá las repercusiones de haber cambiado la modalidad del examen -de presencial a virtual- y que tan contraproducente fue.

Crisis del examen de ingreso a San Marcos

El examen de admisión 2020-II de la UNMSM se realizó la primera semana de octubre de manera virtual, apenas contó con la participación de 14,762 postulantes que buscaron alcanzar una de las 4478 vacantes y de las cuales quedaron 832 vacantes no tomadas (solo hubo 3646 ingresantes). Asimismo, durante el examen virtual se denunciaron problemas de conectividad, de acceso a la plataforma virtual y casos de plagio de la prueba.

Cifras: de los 28,385 postulantes inscritos hasta marzo, solo 14,762 (52%) rindieron el examen, 13,623 (48%) no lo dieron, y 15,385 (54.2%) supuestamente lo darían. La proporción de postulantes por región es reveladora: 85.43% son de Lima, 8.44% son del Callao y de otras regiones postularon 6.13%. Por tanto, más allá de las deficiencias recusadas durante el desarrollo del examen, hubo exclusión de miles de postulantes de escasos recursos y especialmente de los que viven al interior del país.

image Fuente: Elaborado por la Oficina Central de Admisión (05/10/2020)

Que el 48% de los inscritos no postularon y a lo mucho 24% de los postulantes fueron pobres y pobres extremos, amerita preguntarse ¿cuántos se hallaron impedidos de rendir la prueba por la falta de una laptop o internet? y ¿cuántos decidieron no rendirlo por la poca fiabilidad y transparencia del examen virtual? Preguntas que, con los datos compartidos, no dejan la menor duda que el examen virtual provocó la exclusión de un sector de la población.

image image Fuente: Elaborado por la Oficina Central de Admisión (05/10/2020)

Sin embargo, el muy cuestionado examen de admisión virtual -desde el momento de su aprobación hasta la ejecución de la prueba- difícilmente podría resumirse en lo ya mencionado.

¿Cuándo y cómo empezó todo?

El 12 de marzo del presente año, la universidad anunció que postergaba el Examen de Admisión 2020-II programado para los días 14 y 15 de marzo, a fin de evitar los posibles contagios del Covid-19 de los postulantes y los familiares que concurren a la Ciudad Universitaria durante el examen. Posteriormente, en el Consejo Universitario del 27 de agosto, con 8 votos a favor, 2 abstenciones y 1 en contra se acordó que el examen de admisión sea de manera virtual los días 2 y 3 de octubre.

Fuente: Vídeo publicado en la página de Facebook de la FUSM (27/08/2020)

Días antes de la sesión del Consejo, en virtud de las declaraciones del rector Orestes Cachay en RPP en torno al proceso de admisión, la FUSM (máximo gremio estudiantil de San Marcos) se pronunció: “rechazamos esta disposición que no ha sido consensuada con los postulantes quienes son los directamente implicados en este proceso. Esta decisión deja en un panorama de completa incertidumbre para aquellos estudiantes que no cuentan con los medios para rendir el examen virtualmente.” El gremio también solicitó una mesa de diálogo entre las autoridades y los postulantes, con el fin de acordar una alternativa que no afecte a los últimos.

fus1 Fuente: Página de Facebook de la FUSM (25/08/2020)

Si bien la decisión de realizar virtualmente el examen de admisión desde un inicio causó disconformidad, el Consejo Universitario -órgano de cogobierno en la UNMSM- está compuesto por 8 representantes de los docentes, 4 del Tercio Estudiantil y 1 representante por cada gremio: FUSM, SINDUSM, SUTUSM y SITRAUSM. En este los docentes -representados por el rector y los decanos- son mayoría. Por lo que, con más votos que el resto de representantes, el rector con el apoyo de los decanos se impuso y no aceptó la solicitud ni las observaciones hechas con antelación por el gremio de la FUSM.

Al día siguiente del Consejo, los estudiantes de San Marcos junto a los postulantes del proceso 2020-II realizaron un plantón frente a la universidad en rechazo a la decisión de aplicar un examen virtual -considerada como autoritaria y discriminatoria. En la medida, el presidente de la FUSM, Ángel Terrones, declaró a los medios que la decisión tomada por el rector Orestes Cachay no responde a la realidad de los postulantes y que, según sus palabras, prácticamente solo estudiaría el que cuenta con los medios, como ocurre hoy en día con las clases virtuales.

image Fuente: Noticias UNMSM (26/09/2020)

En contrapartida, la universidad indicó que “la OCA reservará automáticamente la inscripción del postulante que no cuente con equipos para rendir el examen virtual” , de acuerdo a la adecuación del Reglamento de Admisión 2020-II - Modalidad Virtual. De esta manera el rector admitía que un grueso de postulantes eran excluidos y que su única oportunidad era esperar hasta la próxima evaluación presencial, pero esta medida más que todo fue un "salvoconducto" para evadir o postergar las críticas que recibía.

A lo que sí le prestó mucha importancia fue a la seguridad. “Para el examen de admisión virtual -comunicó la universidad- se han garantizado las medidas de seguridad a través del registro biométrico de los postulantes, el empleo de un software de supervisión, entre otros, en salvaguarda de la integridad y la transparencia que este evento exige y en cumplimiento de la base legal de la declaratoria de estado de emergencia sanitaria.”.

No era para menos, pues tras hacerse público el examen virtual, personas inescrupulosas comenzaron a ofertar sus “servicios” para resolver las preguntas del examen y encima daban indicaciones para el postulante no sea descubierto. Esto llamó la atención de la comunidad estudiantil que no dudó en advertir los posibles casos de fraude que podrían violar las medidas de seguridad. No solo era ya disconformidad con la modalidad del examen, sino un vaticinio que días más tarde se hizo realidad.

¿Irregularidades en el desarrollado del examen de admisión?

En la primera fecha del examen [02 de octubre], los postulantes y gremios estudiantiles denunciaron actos de plagio, mediante transmisiones en vivo en Twitch, Discord, Facebook y WhatsApp. Hubo cortes de luz en San Juan de Lurigancho y el Callao, problemas de conexión por el internet o en el uso de la cámara web, horas de retraso en el inicio de la prueba, y algunos no pudieron acceder al examen. Pese a esto, el director de la OCA, Omar Alvarez, aseguró que el examen no sería suspendido, pues la falta no fue de la institución sino de los postulantes. Ese mismo día, la OCA publicaba los resultados del primer examen de admisión, como si nada grave hubiera pasado.

Ante esto, la FUSM y la Coordinadora de postulantes UNMSM 2020-II convocaron de inmediato a un plantón exigiendo la anulación del proceso de admisión. En medio de la protesta una representante de la Coordinadora manifestó con gran indignación que el examen virtual “no es un examen transparente, justo y equitativo para todos, por ello seguiremos en pie de lucha” y que desde antes habían enviado diversos documentos a la SUNEDU dando a conocer su problemática como postulantes.

En solidaridad con la lucha de los estudiantes y postulantes, participaron miembros del Sindicato Único de trabajadores de San Marcos (SUTUSM). Ellos declararon en cuanto al examen de admisión que “ha sido un fracaso y una estafa, con total improvisación, perjudicando a muchos jóvenes que no contaban con los medios tecnológicos” ; y, responsabilizaron de esto a “las autoridades corruptas de San Marcos, quienes no han venido a contribuir al desarrollo académico y administrativo de la Decana, sino a llenarse los bolsillos con altos sueldos y altas subvenciones”.

Por su parte, la SUNEDU dio a conocer que “investigará presuntas irregularidades en examen de admisión de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos” , debido a las múltiples denuncias de problemas de conectividad y de seguridad. Alegó que “existen suficientes indicios para iniciar una indagación de oficio” , lo que llama la atención pues los postulantes hicieron sus denuncias mucho antes de la realización del examen. A nuestro modo de ver, esta omisión de la SUNEDU -y tardío interés- es un gesto de aprobación tácita de un examen objetado.

Al concluir las dos fechas del examen virtual, el descontento se propagó y extendió a la mayoría de estudiantes y egresados sanmarquinos; ergo, la credibilidad del examen de admisión empeoró. Ante la polémica, la universidad emitió un comunicado informando que los resultados oficiales serían publicados después de 72 horas, tiempo en el cual identificarían -junto a la policía y la fiscalía- a los postulantes que cometieron algún acto doloso durante la prueba.

A los 3 días, otro comunicado precisó que el 07 de octubre se culminaba con la revisión de las evidencias alcanzadas a través de los informes de los docentes de aula, coordinadores y aplicación del software de monitoreo eProctoring; y solo luego se daría a conocer los resultados de ingresantes. Además, la OCA presentó el porcentaje de postulantes que incurrieron en faltas en el desarrollo del examen de admisión, siendo el 1.85% del total.

image Fuente: Elaborado por la Oficina Central de Admisión (05/10/2020)

¿Cuáles son las principales consecuencias? ¿Había una alternativa que no cause exclusión?

Las autoridades de San Marcos –tanto el rector como el director de la OCA- sostienen que la prueba fue desarrollada virtualmente debido a la propagación del coronavirus (COVID-19) y que, conforme al contexto de emergencia sanitaria, no había otra alternativa para rendir el último examen de admisión. Pero no solo eso, se mostraron reacios al diálogo, a las críticas y a evaluar los desaciertos y desavenencias que se suscitaron, o en su defecto, minimizaron todo. Dando a entender que el balance es positivo, sin embargo, hay quienes difieren de la opinión del rector y las autoridades universitarias que acudieron a felicitarlo.

Por eso, a modo de conclusión, plantearemos cómo el examen de admisión bajo la modalidad virtual se convirtió en un problema más del acceso a la educación superior. Del mismo modo, con agudeza se propondrá algunas razones para sustentar que el Examen de Admisión 2020-II - Modalidad Virtual no debió realizarse, porque en esas condiciones devino en ilegítimo.

El manejo y control político de la universidad pública ha sido fuente de recurrentes disputas. Hace siglos que pasó de constituir la insignia de libertad del pensamiento y cuna de conocimientos, a la institución más importante para el desarrollo de un país. No obstante, infinitos han sido los esfuerzos, para que la universidad esté al alcance de pocas personas y sea un centro de adoctrinamiento y amoldamiento; con miras a formar universitarios y profesionales que sean funcionales al sistema económico-político y así divorciar la universidad de las reales necesidades de la sociedad.

Whats-App-Image-2020-10-15-at-20-11-58 Foto: Centro Cultural "La Casona" de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos

En el caso del Perú, por ejemplo, so pretexto del Covid-19, el interés de las autoridades docentes prevaleció por encima de las condiciones materiales los postulantes, exigiéndoles rendir un examen virtual que dejaba sin posibilidad a esa mayoría que carece de las condiciones para "autoequiparse" adecuadamente y a tiempo. Esto ocurrió en la Universidad Nacional de Educación Enrique Guzmán y Valle, conocida como “La Cantuta”, que en el mes de setiembre los postulantes inscritos al proceso de admisión fueron obligados a tomar un examen virtual.

Igualmente, en el último examen de admisión de la Decana de América, se hizo evidente la exclusión social y económica de miles de jóvenes -hijos del pueblo como muchísimos sanmarquinos- que pretendían una educación superior universitaria. Debido a que el examen virtual restringió el acceso de casi la mitad de los postulantes inscritos, podemos estar seguros que en el Perú existe una fuerte desigualdad de condiciones. Ciertamente el ingreso a la UNMSM jamás estuvo al alcance todos, pero al aprobarse un examen virtual solo se garantizó el acceso de un grupo minoritario.

Por tanto, a nuestro juicio este examen virtual responde a un proceso de elitización en marcha, expresión del carácter antidemocrático que perdura en las universidades nacionales. La Ley Universitaria (Ley N° 30220) ante esto no ofrece ninguna solución ni ha sido útil para detener la realización de procesos de admisión que agravan o amplían el problema del condicionamiento en el acceso a la universidad. La SUNEDU, no apareció cuando San Marcos, a través de la OCA, requirió a los postulantes contar con una computadora o laptop con determinadas características (procesador Core i3 o superior, sistema operativo a partir de Windows 8, mouse, teclado, micrófono y altavoz, etc.), una cámara web de resolución mínima 640 x 480, y el uso de internet de 5 Mbps.

¿Son el rector de la UNMSM y el director de la OCA los responsables de que este examen de admisión haya excluido al sector de la población de bajos o escasos recursos (causando desconcierto del proceso) y derivado en un atropello para las miles de familias que prefirieron que sus hijos sean profesionales antes que llevarse un pan a la boca? Sí, pero comparten la responsabilidad con la SUNEDU. Por lo cual, decimos que tras la dación de Ley Universitaria N° 30220, la crisis de la educación superior solo se ha profundizado aún más.

Antes de concluir, nos ocuparemos del examen de admisión virtual de la UNMSM, que según nuestro análisis es ilegitimo por varias razones:

1. La imposición de la modalidad del examen de admisión: La realización del examen virtual se debió a la votación en mayoría del rector y decanos, sin ser una necesidad imperativa tomar la prueba ahora. En buena cuenta, el rector se negó a realizar presencialmente el examen con la excusa del Covid-19. Si pretendía evitar los contagios por la masiva concurrencia, pudo convocar un examen descentralizado como propusieron los postulantes y la FUSM. Asimismo, antes de tomarse la decisión se expuso sus falencias y perjuicios para la comunidad postulantes, pero el rector como todo autoritario se aferró a su propuesta.

2. Las carencias económicas y de recursos tecnológicos para postular: Que por poco la mitad de postulantes inscritos no se presentaron al examen no se explica como un desánimo nada más, sino que materialmente estuvieron impedidos de hacerlo al no contar con las condiciones requeridas y posiblemente otros desconfiaron de la transparencia del proceso. La desigualdad económica y social a nivel nacional no es un cuento, ha dejado escolares y universitarios desprovistos de sus clases, y esto mismo pasó y pasará de nuevo al aplicarse un examen virtual. Las autoridades de San Marcos no desconocen la realidad nacional ni eran inconscientes de las nefastas repercusiones de su decisión; no obstante, prefirieron llevarlo adelante.

3. La existencia de una alternativa no excluyente: El examen de admisión pudo realizarse de forma descentralizada, pero el rector lo descartó debido a que demandaba más tiempo y recursos, es decir, necesitaba gestionarse. ¿Imposible? No. La universidad ya garantiza un desarrollo simultáneo del simulacro del examen de admisión en 13 ciudades (Andahuaylas, Cajamarca, Chiclayo, Chimbote, Huancayo, Huaral, Huaraz, Ica, Jaén, Lima, Puno, Sechura y Tacna) del país . En el caso de Lima y sus distritos, se pudo hacer uso de los 10 locales del Centro Preuniversitario, ubicados en la Ciudad universitaria, Chancay, Cercado de Lima, Huaral, Jesús María, Puente Piedra, San Juan de Lurigancho, San Martin de Porres, Santa Anita y Villa María del Triunfo. Bajo la lógica del examen de admisión descentralizado y presencial, los postulantes no hubieran sido perjudicados o excluidos por su condición.

4. Las fallas técnicas y de seguridad lo suficientemente previsibles: Las fallas de conexión a internet presentes durante el proceso de examen era de esperar. Aún con una buena computadora e internet estable en casa, varias complicaciones se suscitaron al rendir el examen virtual y la OCA no hizo nada en el momento. La seguridad fue insuficiente ante los actos reprochables de "algunos" aspirantes, que cometieron plagio y divulgaron el contenido del examen. Este hecho, además de ser causal de imputaciones y responsabilidades penales, representa una carga moral para la Decana de América y sus estudiantes.

5. Entre otros, tenemos la desidia de las autoridades, la improvisación, la falta de diálogo con los principales interesados (hoy afectados), y la negativa de buscar y gestionar una alternativa más satisfactoria que la modalidad virtual.

Creemos que estas razones concretan una forma de separar la paja del trigo: “aquellos que cuentan con los medios pueden aspirar a ser universitarios y los que no tendrán que esperar hasta una próxima oportunidad” . Por lo demás, el insólito comportamiento de algunos postulantes, grafica lo bajo que ha caído la juventud en nuestros días. Como país, no solo vivimos en medio de una crisis política y económica que se agravó durante la pandemia, sino que adolecemos de sentido de "comunidad" y justicia.

En suma, la modalidad de examen virtual ha sido un fracaso y una vergüenza que recae sobre la imagen de la universidad San Marcos, ya que, el proceso de admisión fue ilegítimo de principio a fin. Por su carácter elitista, excluyente, antidemocrático, así como por los problemas suscitados durante el examen. Siendo así, tanto el proceso de admisión como los resultados debieron ser anulados. O bien, el tan problemático Examen de Admisión 2020-II - Modalidad Virtual debió suspenderse, con cargo a convocar a un proceso de admisión presencial y descentralizado a nivel nacional.

567

Últimas Noticias