Izquierda
Elecciones 2020

¿Que va hacer el nuevo congreso frente a los Decretos de Urgencia aprobados por Vizcarra?

El nuevo Congreso de la República tendrá como primera labor examinar los Decretos de Urgencia aprobados tras la disolución del Congreso en setiembre del año pasado ¿Qué debemos saber al respecto?

(FOTO) Congreso de la republica

Redacción El camino prensa

elcamino@gmail.com

Actualizado el 16/03/2020 a las 12:27

El 26 de enero del 2020 se realizaron los comicios para elegir a los Congresistas que completarán el período parlamentario 2016-2021. Después del conteo final de votos, a casi después de un mes, a fines de febrero, el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) otorgó las credenciales a los 130 congresistas que resultaron elegidos, para que puedan juramentar al cargo ante el Congreso; asimismo, firmaron el acta general de proclamación de resultados de estas elecciones congresales.

Unos días más tarde, la Oficialía Mayor del Congreso, publicó un comunicado indicando los nombres de los integrantes de la Mesa Directiva de la Junta Preparatoria para el proceso de constitución del Legislativo, conforme dispone el artículo 8 del Reglamento del Congreso.

Así, recién el último miércoles 11 de marzo se instaló la Mesa Directiva de la Junta Preparatoria, conformada por: Mónica Elizabeth Saavedra, de Acción Popular, por ser la congresista con la mayor votación preferencial del partido que obtuvo la mayor votación a nivel nacional; Enrique Fernández Chacón, del Frente Amplio, que es el parlamentario de mayor edad; y, María Isabel Bartolo, de Unión Por el Perú, la más joven. Esta Mesa Directiva de la Junta Preparatoria, en los próximos días, tendrá que citar a sesión a los legisladores, a fin de tomar juramento los 130 congresistas electos y proceder con la elección de la Mesa Directiva del Congreso.

A casi dos meses de las elecciones complementarias, la fecha de juramentación todavía no ha sido precisada. Sin embargo, es más seguro que los congresistas asumirán sus funciones antes que termine el mes de marzo y de entrada observarán una pesada agenda de trabajo.

Las reformas políticas e institucionales que el Ejecutivo presentó al anterior Congreso, iniciativas legislativas pendientes de discusión y/o aprobación, no serán menos importantes o dejados de lado. No obstante, los Decretos de Urgencia aprobados, exigen una prioritaria atención, a causa de que se dictaron en un régimen sin control político del Ejecutivo, son una elevada cantidad y la Comisión Permanente declaró como inconstitucionales a ciertos decretos -además de innecesarios.

Pese a que el presidente del Consejo de Ministro, Vicente Zevallos, declaró enfáticamente acudir al parlamento para sustentar el contenido e impacto de los decretos de urgencia aprobados, durante los meses de interregno parlamentario. O, que el presidente Martín Vizcarra, manifestara que “los decretos de urgencia se han hecho pensando en lo que es mejor para el país y que cuando el nuevo congreso asuma se puede hacer cualquier observación”.

Diferentes bancadas criticaron la aprobación de decretos como los referidos a la negociación colectiva con el sector público, el que regula el control previo de operaciones de concentración empresarial, el que incentiva la actividad cinematográfica en el país, o el que amplía la vigencia del régimen de promoción agraria, entre otros. Los expertos tampoco evitaron opinar sobre el asunto. El constitucionalista Víctor García Toma, advirtió -para Diario El Comercio- que los decretos de urgencia durante el periodo que el Congreso ha sido disuelto, son medidas de carácter inexcusable y excepcionalidad, poniendo en tela de juicio si los decretos aprobados cumplen verdaderamente con los requisitos para ser constitucionales. Por tanto, si los decretos no se justifican, además de ser inconstitucionales, revelarán que el Ejecutivo cometió abuso de poder ante la ausencia del parlamento.

Pero no solamente los expertos, los electos congresistas, o los miembros de la Comisión Permanente han observado estas normas. La misma población ha reaccionado ante los decretos de urgencia que resultan negativos y fomentan un mayor encrudecimiento de las condiciones del país, como el que interviene en las comunidades campesinas superponiendo el Eje Vial Apurímac- Cusco para facilitar el saqueo de nuestros recursos minerales, u otro, que desaparece el pago de CTS en los trabajadores del régimen agrario. Está mas que claro que el Gobierno de Vizcarra, después de la disolución del Congreso, se quitó de en medio a unos aparentes enemigos -que en la práctica son sus aliados: el Fujiaprismo- para imponer medidas que material y económicamente afectan al pueblo peruano y en otro contexto no hubiera sido posible.

A la fecha la Comisión Permanente del Congreso disuelto, ya ha culminado el examen de las 68 normas en cuestión. Pero los encargados de elaborar informes que determinen la aceptación, modificación o rechazo de estos decretos, serán los electos congresistas. Su dictamen decidirá si continúan vigentes o son derogarados. Aquí radica la importancia de conocer de cerca el examen del Legislativo sobre los Decretos de Urgencia, ya que, si ahora no cumple mínimamente su papel fiscalizador, no debe sorprendernos, que se cometerán más y feroces abusos de parte del Gobierno de turno, con la displicencia del Congreso.

Como hemos visto, esta primera función del Congreso de la Republica es crucial y según como decidan brindaremos apreciaciones más concretas. Por ello, ampliaremos la nota en segunda parte, en función a los decretos de urgencia que se admitan, pese a perjudicar al pueblo o resultar innecesarios.

118

Últimas Noticias